Las palabras y la felicidad

Un día de verano, al comenzar este año, una lectora y observadora nos trajo una inquietud.  Había caído en sus manos a primera acepción que aparece en www.rae.es del término “felicidad”:

1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien.

¿Poseer un bien? ¿De qué tipo bien se trataba? En principio pareciera una definición ligada al bien material y su posesión. En una época de hiperconsumo, sería hasta natural pensar que la felicidad está dada por tener algo y siempre más.

Sin embargo, en La Fábrica de Textos queremos proponerles pensar la felicidad en su multiplicidad y en su vaguedad, por qué no. Variados son los sentidos que podemos darle a esa palabra y la felicidad será, para cada uno de nosotros, algo diferente, difícil de definir pero más aún difícil de vivenciar.

Pero sobre todo, la felicidad es, para nosotros, una experiencia vital y pasajera que puede vivirse mediante objetos pero también mediante palabras, bajo la lectura voraz, la reflexión, la risa, la angustia, el miedo, y tantos etcéteras causados por el arte de escribir y narrar. Es abrir un libro y dejarse llevar por una historia desconocida, es escuchar que nos cuenten historias que nos atrapan, es encontrar en el otro la satisfacción de haber terminado un camino de escritura, es la palabra de aliento que llega en las cartas.

Cuéntenos ustedes qué creen que les causa felicidad y hágannos felices con sus palabras.

¡Hasta pronto!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.