Witold Gombrowicz: entre la vida argentina y la escritura polaca

Hola amigos lectores,

Hoy en La Fábrica de Textos los invitamos a descubrir al escritor polaco Witold Gombrowicz, quien nació en 1904, emigró a Buenos Aires en 1938 y regresó a Europa, para morir en Francia en 1969, puntualmente en Vence. Vivió en la pobreza y de trabajos burocráticos durante la mayor parte de su vida. Es solo con su regreso a Europa en los sesenta y su reconocimiento y fama, cuando se lo conoce en Argentina, si bien Sábato remarca en Ferdydurke los quehaceres de la traducción en Argentina y el temprano conocimiento que tuvieron algunos escritores de su narrativa.

Este escritor estudió derecho en Polonia y Francia y escribió una colección de relatos titulada Bakakai (1933), la pieza teatral Yvonne, princesa de Borgoña (1938), numerosos artículos sobre literatura polaca y europea en general.

También fue un novelista importante y en ello nos concentraremos en este post. Este autor escribió cuatro novelas que son, por orden de aparición: Ferdydurke (1937), Trans-Atlántico (1952), La seducción (1960, también traducida como Pornografía) y Cosmos (1965).

Ferdydurke es el nombre de una calle de la ciudad donde nació el autor. Es una novela que cuenta la historia de un hombre de 30 años que quiere recuperar el sentimiento de inmadurez. Para ello comienza a asistir a la escuela donde se enfrenta a maestros, alumnos, una alumna que le gusta, una tía vieja, un profesor viejo pero inmaduro, etc. Allí describe la experiencia interior como “una experiencia desnuda, libre de ataduras, incluso de origen, con cualquier confesión” Esta desnudez de la experiencia se traduce en la falta de límites, el desconocimiento, el no reconocimiento de “marcos establecidos por los dogmas”, los cuales, frente a la experiencia, se vuelven inútiles porque la experiencia es “un viaje hasta el límite de lo posible para el hombre” y, por consiguiente sobrepasa esos marcos esclavizantes. En Ferdydurke, se plantea una ruptura con la educación como una institución que enmarca las edades  y les confiere un principio y un fin. Revelándose contra esa idea, el protagonista de la novela, de 30 años, tratará de encontrar la Inmadurez, comportándose como un adolescente de 15, desafiando con su presencia los presupuestos sobre el tiempo y las ocupaciones que debería llevar a cabo a su edad. Pero también aquí la ruptura es con el lenguaje institucionalizado, cristalizado y gastado.

Transatlántico se postula de modo autobiográfico, poniendo en juego la idea de nación polaca y transita por la redefinición mediada por el Atlántico. Cuenta la historia del propio Witold Gombrowicz que arriba a Buenos Aires justo cuando estalla la Segunda Guerra Mundial en su Polonia natal. Aislado y contrario a la idea de regresar para combatir contra los alemanes, decide buscarse la vida en la ciudad y recurre a algunos compatriotas que resultan desconcertantes, cómicos, fantasiosos. El protagonista se verá inmerso en duelos, fiestas y recepciones oficiales que alcanzan el delirio absoluto.

La seducción (también traducida como Pornografía) grafica una serie de personajes que se entrelazan entre sí, poniendo a jugar sus sexualidades, sus estrategias de seducción y sus contradicciones interiores respecto a los cuerpos en danza por la vida. La trama de La Seducción pone en juego el lugar del cuerpo inscripto en la sociedad que lo enmarca y, a su vez, los márgenes en donde subsisten y se revelan, a través de la juventud, otras formas de la corporalidad.

Cosmos se postula como una novela policial pero ridiculizando al género. Dos amigos, Witold y Fucks, encuentran en un bosque un gorrión estrangulado, colgado patas para arriba de un árbol. Poco después llegan a una casa en que se alojan y comienzan a hacer una búsqueda del asesino. Encuentran indicios en unas ramitas colgadas, luego el propio Witold asesina a un gato y así continúan los misterios. En Cosmos, se trataría de una ruptura con la literatura como institución utilizando justamente el formato de una novela policial. Sabemos que la novela policial se caracteriza por ser un relato enmarcado en el que un narrador introduce una historia sobre algún misterio o crimen. De alguna forma se puede plantear que esta ruptura está dada por la comicidad, la ridiculización de tratar al tratar de abarcarlo todo y el inevitable encuentro con el caos. No es posible lograr la forma al igual que no es posible describir el caos.

Por último, les dejamos un vídeo que le hace honor en música e imagen a este gran autor que les recomendamos vivamente: http://www.youtube.com/watch?v=dJfJUQdA5yk

¡Hasta la próxima!

Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.